Recetas de cócteles, licores y bares locales

6 historias de redes de contenido culinario para leer ahora mismo

6 historias de redes de contenido culinario para leer ahora mismo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Manteniéndote actualizado en el mundo de la buena comida y la gente

Si no está familiarizado con la red de contenido culinario de The Daily Meal, debería estarlo. Con todo, desde recetas y consejos sobre comida durante el viaje hasta ideas de alojamiento, pautas sobre qué y qué no beber, y reseñas y recomendaciones de restaurantes, Culinary Content Network lo tiene todo.

Haga clic aquí para ver 6 historias que debe leer

Diariamente se promocionan nuevas recetas, artículos y reseñas y se los presentamos de diversas maneras. Siempre se comparten en la página de inicio (funciones a continuación), en cada página de canal (Comer, Beber, Cocinar, Viajar y Entretener), y también se envían a través de nuestros boletines directamente a su bandeja de entrada.

Esta semana destacamos algunos de nuestros favoritos (aunque hay muchos), que puede que no le hayan llegado a través de nuestros otros esfuerzos de promoción. Tenemos (por nombrar algunos) una receta para su batido de mantequilla de maní y mermelada favorito, detalles sobre la ruta del vino de las Cataratas del Niágara y una receta rápida para un antojo de hamburguesa de atún.

Haga clic en la presentación de diapositivas para obtener más información.

Tyler Sullivan es el editor asistente de The Daily Meal. Síguela en twitter @atylersullivan


¿Desea más noticias sobre alimentos? Estos 9 sitios darán en el clavo.

De vez en cuando, una industria o un tema nos inspira a crear una lista de los mejores. Estos son sitios que producen una cobertura fuera de este mundo en un escenario abarrotado. En caso de que se haya perdido algunos, puede encontrarlos aquí. Si cree que su sitio debería ser considerado, díganos un grito y díganos por qué.

De dónde proviene nuestra comida, qué tipos disfrutamos y cómo la preparamos puede variar mucho en todo el mundo, pero el acto de comer una comida nos conecta.

“La comida es todo lo que somos. Es una extensión del sentimiento nacionalista, el sentimiento étnico, su historia personal, su provincia, su región, su tribu, su abuela. Es inseparable de los que están desde el principio ". - Anthony Bourdain

Más que nunca, los titulares de alimentos se cruzan con el medio ambiente, la tecnología y la economía. Mantenerse al día con las noticias sobre lo que consumimos va más allá de los recuerdos y las recetas: se trata de ciencia, cultura y negocios.

Para estar al tanto de la evolución de la industria alimentaria, aquí hay nueve sitios que recomendamos:


6 spin-off de Orgullo y prejuicio para leer ahora mismo

Es una verdad universalmente reconocida que Orgullo y prejuicio es uno de los libros más famosos del planeta, nada mal para un autor que nunca salió de Gran Bretaña.

Con muy poca acción y absolutamente nada de sexo, la trama no grita "best seller moderno" pero, como miles de otros, me he enamorado del clásico romántico de Jane Austen.

La historia se centra en un puñado de personas adineradas en Regency England. La familia Bennet, comparativamente pobre (y quiero decir comparativamente, ¡tienen sirvientes!) Necesita casar a sus hijas con caballeros adinerados.

Cuando Elizabeth Bennet conoce al rico señor Darcy, le desagrada casi de inmediato. Superan el orgullo (el suyo), el prejuicio (el suyo) y una serie de parientes espantosos para alcanzar su felicidad para siempre.

El libro es una mezcla agradable de bailes, gorros y sátira mordaz. Jane Austen lo llamó “demasiado ligero, brillante y reluciente”, pero generaciones de lectores no han estado de acuerdo.

Spin-Offs

Los puristas de Jane Austen probablemente deberían apartar la mirada ahora que estoy a punto de hablar de spin-offs. La historia ha sido leída y reescrita docenas, si no cientos, de veces por sus fanáticos. Juntos, Elizabeth y Darcy han resuelto asesinatos, sobrevivido a zombis y vivido en el espacio (aunque admito que no he leído el último).

Solo he leído una pequeña fracción de los nuevos relatos que se publican cada año. Aquí estaré hablando de seis novelas que no habrían existido sin Orgullo y prejuicio de Austen.

Entonces, si prefieres este clásico en su forma Regency original, ¡ahora es un buen momento para dejar de leer!

Diario de Bridget Jones, Helen Fielding

¿Recuerdas estos? Los libros y películas de Bridget Jones fueron un gran éxito hace unos quince o veinte años. Ambientada en la década de 1990, Bridget usa pantalones enormes (traducción para los estadounidenses, esto significa bragas) y fuma como una cadena en Londres mientras busca a su pareja perfecta.

La autora, Helen Fielding, le dijo a la BBC que partes de la trama se basaban en el trabajo de Austen: “el libro comenzó a imitar y mellar cada vez más cosas de Orgullo y prejuicio. Pero es una trama muy buena y pensé que a Jane Austen no le importaría, y de todos modos ella está muerta. & # 8221

En estos días, la vida de Bridget está un poco anticuada y partes de la trama son problemáticas. Pero sigue siendo fácil de leer (y mirar).

Elegir a Colin Firth, la estrella de la adaptación de Orgullo y prejuicio de la BBC, como Mark Darcy fue una elección brillante para la película y Hugh Grant es un personaje apropiadamente cobarde al estilo de Wickham.

Nota rapida: “Me pareció bastante ridículo que me llamaran señor Darcy y que pareciese presumido en una fiesta por su cuenta. Es como que te llamen Heathcliff e insistir en pasar toda la noche en el jardín, gritar 'Cathy' y golpearte la cabeza contra un árbol ".

La muerte llega a Pemberley, P.D. Jaime

Se necesita un tipo especial de persona para mirar un romance clásico y pensar "esto sería mejor con un asesinato espantoso". Afortunadamente, P.D. James, la difunta Reina del Crimen, tenía una visión del mundo aterradora.

Death Comes to Pemberley se desarrolla poco después de Orgullo y prejuicio. La felicidad conyugal de Elizabeth y Darcy se hace añicos cuando se encuentra un cadáver cubierto de sangre en los terrenos de su hermosa casa.

Se lleva a cabo una investigación de asesinato para encontrar al asesino. ¿Podría el cuñado de Elizabeth y Wickham volver a sus desagradables trucos?

Este libro es muy divertido y está lleno de giros y vueltas. Se centra principalmente en el punto de vista de Darcy y, si tengo una queja, es que Elizabeth está ausente durante gran parte de la novela (en este momento, la mayoría de las mujeres no participaron mucho en la búsqueda de asesinos).

Aún así, esta es una historia bien escrita y recomiendo leerla. Incluso si no eres fanático de Pride and Prejudice, es fascinante ver cómo P.D. James cree que los delitos graves se abordaron durante esta época.

Nota rapida: "Avanzaron lentamente como uno solo, los tres sosteniendo sus linternas en alto, sus fuertes rayos, eclipsando el suave resplandor de la luna, intensificaron el rojo brillante de la túnica de un oficial y el rostro espantoso manchado de sangre".

Elegible, Curtis Sittenfeld

Entonces, ¿qué está pasando con el Proyecto Austen? Hace unos años, HarperCollins anunció planes para combinar todas las novelas de Austin con algunos de los autores más populares de la actualidad.

Publicaron un recuento moderno de Orgullo y prejuicio (gracias, Curtis Sittenfeld), Sentido y sensibilidad, Northanger Abbey y Emma. Entonces, las cosas parecieron…. ir desapareciendo. Supongo que el plan se ha abandonado.

Ahora tengo una confesión. Disfruto de la escritura de Curtis Sittenfeld (lea Prep si aún no lo ha hecho) pero su reescritura de Orgullo y prejuicio no fue mi favorito de sus libros.

Aún así, ciertamente vale la pena leerlo. La historia se mantiene bastante cerca de la famosa trama, pero el escenario ha cambiado y también los personajes. Sin embargo, algunas cosas siguen igual. El comportamiento de la Sra. Bennet & # 8217 (ahora actualizado a intolerancia de mente estrecha) todavía te hará temblar.

Las hermanas originales tuvieron que casarse o enfrentar la indigencia, pero en Elegible los dos hermanos mayores Bennet tienen sus propios trabajos en Nueva York.

Sus edades también han cambiado, desde los veintitantos hasta casi los cuarenta, y se enfrentan a un conjunto diferente de presiones sociales.

Nota rapida: "De manera bastante accidental y horrible, Liz se encontró en una página web con lémures caníbales".

Longbourn, Jo Baker

Si alguna vez te has preguntado quién limpia las enaguas embarradas de Elizabeth Bennet, aquí tienes la respuesta.

Longbourn mira a la gente que se escapó de las páginas de Orgullo y prejuicio, las sirvientas que lavan la ropa, limpian y cocinan, el lacayo que hace recados y el cochero anciano.

La autora Jo Baker baja las escaleras para contar la historia de los sirvientes con exceso de trabajo de la familia Bennet. Ella describe sus inicios tempranos para encender fuegos, orinales vacíos y ropa para fregar, y sus dolorosos sabañones.

Aunque la historia principal sigue a Sarah, una sirvienta con dos pretendientes (el lacayo de los Bennet, James, y el sirviente de Bingley, Ptolomeo), el autor aprieta a los caballeros depredadores que se aprovechan de los sirvientes, los horrores de las guerras napoleónicas, las clases altas y el descuido de sus hijos ilegítimos y el racismo entre los sirvientes.

Esta historia no es ligera ni brillante y puede significar que nunca volverás a ver a los Bennet de la misma manera.

Nota rapida: “Las señoritas podían comportarse como si estuvieran lisas y selladas como estatuas de alabastro debajo de sus ropas, pero luego dejaban caer sus turnos sucios en el piso del dormitorio para que se las llevaran y las limpiaran”.

Orgullo y prejuicio y zombis, Seth Grahame-Smith y Jane Austen

Si está esperando una novela seria, mire hacia otro lado. Este ridículo gore-fest toma el libro original y los zapatos de una legión de zombis devoradores de cerebros.

Inglaterra está siendo invadida por no-muertos y las clases media y alta han comenzado a enviar a sus hijos a Japón y China para aprender "las artes mortales".

Las hermanas Bennet alternan la búsqueda de maridos con la lucha contra los & # 8216unmentionables & # 8217. Han jurado defender el condado de Hertfordshire hasta su muerte (o su matrimonio).

Las pelotas son interrumpidas por plagas de monstruos masticadores de cerebro y la formidable tía del señor Darcy, Lady Catherine de Bourgh, es (por supuesto) experta en matanzas masivas.

Puede que tenga dificultades para leer este libro, pero es un recuento memorable de un clásico.

Nota rapida: "Es una verdad universalmente reconocida que un zombi en posesión de cerebros debe necesitar más cerebros".

Inmaculable, Soniah Kamal

Este libro se publicó el mes pasado y provocó mi juerga de lectura derivada de Orgullo y prejuicio. Unmarriageable transporta a los personajes a Pakistán a principios de la década de 2000.

Los Bennet son ahora los Binats y todavía se encuentran en una situación financiera precaria. Afortunadamente, la señora Binat tiene una solución: sus cinco hijas deben encontrar maridos adinerados.

Alys (Elizabeth) ignora las demandas de su madre de "agarrar" a un hombre. Felizmente soltera, apoya a su familia enseñando inglés y trata de empoderar a sus jóvenes estudiantes.

Nunca he visitado Pakistán, por eso me encantó la visión que el autor ofreció de las culturas y costumbres.

Soniah Kamal investiga las demandas que la sociedad impone a las mujeres y pregunta cómo el lenguaje impacta en la identidad. Agrega hermosas discusiones sobre literatura y descripciones deliciosas de comida; terminé buscando recetas en Google.

Cita rápida: Darsee le pregunta a Alys: Hablaste de una Jane Austen paquistaní. Pero, ¿alguna vez escucharemos a los ingleses o estadounidenses hablar de un equivalente? "

¿Has disfrutado de algunos spin-offs de Jane Austen, especialmente los que no he mencionado aquí? Avísame si hay algún título que deba agregar a mi lista de lectura obligada.


El libro de cocina que necesitamos ahora mismo

Es difícil no dejarse seducir por Martha Hall Foose (la de las galletas de tocino). Con su mezcla de cuentos de buen humor y recetas honestas, el primer libro del chef y autor de Mississippi, de 2008 Puertas mosquiteras y té dulce, se convirtió en un gran éxito, ganando elogios que incluyen un premio James Beard y, quizás más importante aún, un lugar de honor en la cocina casera en todo el sur. El libro fue seguido rápidamente por una segunda ración, Un curso hacia el sur, en 2011. "Tienes cuarenta años para escribir el primer libro y luego tienes como nueve meses para escribir tu segundo libro", dice Foose, riendo. Luego, durante los siguientes diez años, se desempeñó como chef ejecutiva de Viking Cooking School en Greenwood, Mississippi, cerca de su casa en Tchula, y se asoció con otros autores, desde la chef de Atlanta Asha Gomez hasta la cantante de Little Big Town, Kimberly Schlappman, para ayudar dar vida a sus libros de cocina. Los lectores que no son también coleccionistas de libros de cocina también pueden recordar a Foose por su papel protagónico en Despachos de Plutón, Las memorias de Richard Grant sobre un pez fuera del agua sobre su traslado de Inglaterra al delta del Mississippi.

foto: Cortesía de Chronicle Books

Ahora, por fin, Foose está de vuelta con Una buena comida es difícil de encontrar: recetas históricas del sur profundo. Pero ella no está sola. El libro está estructurado como un libro de cocina de la comunidad, del tipo que publican las ligas menores, las iglesias y otras organizaciones, excepto que cada receta es aportada por un personaje ficticio, creado por Foose y su coautora, Amy C. Evans, quien pintó escenas que lo acompañan. y naturalezas muertas. “Fue un proyecto muy divertido, divertido y divertido para trabajar”, ​​dice Foose. "Amy y yo simplemente evocamos todo un vecindario de amigos imaginarios". Por ejemplo, está Lenore Anne, quien "nunca organizó una fiesta sin tamales en su mesa". Su receta: Delta Hot Tamale Balls de Lenore Anne, un giro de una bola de salchicha clásica. (Desplácese hacia abajo para ver la receta). O Dot, que ocasionalmente llega "a casa por la mañana, todavía con su atuendo de noche" y necesita desayunar para llevar (pastel de batata y tocino) porque "el tranvía de Carondelet espera nadie."

La combinación de fantasía, encanto y recetas deliciosas hace Una buena comida Se adapta perfectamente a estos tiempos de ansiedad en los que tantas personas se ven separadas de sus seres queridos por órdenes de quedarse en casa. A menudo se dice que leer un buen libro de cocina es como pasar tiempo con un buen amigo; este libro contiene docenas de ellos. "Estoy tan satisfecho con él y espero que la gente lo entienda", dice Foose. "Es un librito extraño".

Entre las interrupciones del lector de medidores, la búsqueda de un par de anteojos faltantes, un gato que necesitaba salir y todas las demás cosas de la vida, hablamos con Foose por teléfono en febrero desde su casa en Tchula.

¿Cómo describiría este libro? ¿Es un libro de cocina? ¿Es una obra de ficción? ¿Es un libro de cocina de la comunidad?

Creo que es como un libro de cuentos de cocina, ¿quizás? Amy y yo hablamos mucho sobre ¿Quién es esta persona? ¿Cómo es su vida? Siempre me encanta imaginar quiénes son estas personas que envían las recetas en los libros de cocina de la comunidad. Amy y yo somos grandes coleccionistas de libros de cocina de la comunidad. Simplemente los amo. Mi tía abuela Mary Thompson trabajó en el libro de cocina de Tchula Garden Club, que fue muy influyente en mi vida. La Universidad del Sur de Mississippi tiene una maravillosa colección en línea de ochocientos libros de cocina comunitarios y están digitalizando otros trescientos. Me encantan los que tienen nombres locos para las recetas. Como en el libro de cocina de la Jackson Symphony League, hay una receta llamada Squash You Dora, que creo que fue un tributo a Eudora Welty, pero también creo que es un poco mezquina. [Risas.] Me encantan las que tienen nombres como, ya sabes, Lengua fría de la señora Munson. Los nombres de algunas de las recetas podrían ser cuentos en sí mismos. [En nuestro libro,] las pinturas de Amy te desafían a llenar el vacío. Por eso queríamos que los pequeños fragmentos escritos antes de cada receta fueran de la misma manera: intrigantes. Tienes que completar el resto de la historia tú mismo. Como la mujer que le da galletas saladas a su colección de pájaros de cerámica. Igual que, ¿Qué tipo de maníaco es esta persona?? Queríamos que fueran intrigantes, supongo, más que contar una historia en línea recta.

Este es el primero de dos libros de cocina que lanzará este año. Te has asociado de nuevo con Asha Gomez ...
Sí, Yo cocino en color—Será un libro hermoso [que se lanzará en octubre]. Ya amo la portada. El interior es precioso.

A menudo veo su nombre en libros de cocina en asociación con otras personas. ¿Cómo es ese proceso?

Me gusta mucho la colaboración. Siempre siento que dos cabezas son mejores que una. Y es un trabajo divertido trabajar con otra persona. Sabes, podría encontrarme escribiendo con la voz de una estrella de la música country durante un año y luego cambiar de marcha y escribir como una mujer que tuvo una infancia en Kerala, India. O, si estoy trabajando con un chef, tratando de decodificar sus recetas en recetas más fáciles de usar para el hogar y la cocina, y ayudarlos a darse cuenta de que no, no tenemos un cocinero de preparación en casa o un Robot Coupe [un procesador de alimentos industrial, utilizado por muchos profesionales], y no, mi horno no tiene veinte billones de BTU. Recién estoy comenzando una colaboración con Suzy Karadsheh, el plato mediterráneo es su sitio web. Ella es de Atlanta y es egipcia. Así que estoy repasando mi cocina mediterránea y la cocina del Medio Oriente y la cocina del norte de África. Así que puedo aprender mucho. No sabía mucho sobre la cocina india cuando entré en el proceso de trabajar con Asha. Solo tengo curiosidad en general.

¿Sientes que eso te preparó de alguna manera para tu libro actual porque estabas canalizando a tantas otras personas?

Realmente no lo había pensado, pero supongo que sí. Cuando estuvimos trabajando en Una buena comida, Amy y yo estaríamos hablando y yo diría: Bueno, ¿y si la receta es un pop de fresa?? Y ella & # 8217 sería como, No, el paciente definitivamente tiene alergia a las fresas.. Tenemos involucrado con esta gente. Ninguna de las historias tiene más de cuatro oraciones, pero sus historias de fondo eran muy intrincadas.

¿Es uno de los personajes que más se parece a ti?

No, no creo que nos hayamos disfrazado con ninguno de ellos. Pero podríamos haber seguido y seguido. Quiero decir que este libro podría haber tenido cuatrocientas páginas.

¿Tienes una receta favorita del libro?

Es como elegir a su hijo favorito. En cuanto a la receta, me encanta el pastel de tocino y las bolas de tamal calientes son geniales. Sabes, me encantan los waffles de semillas de amapola con mantequilla de gelatina de ciruela. Son deliciosos. Y hago una pissaladière probablemente cada dos semanas. Quiero decir, es tan fácil. Es como el lanzamiento más rápido. Pero si piensas en la gente, amo a Zelda. Dios. Haciendo caldo y esperando a que la banda se levante para que finalmente pueda tocar la melodía de piano en la que ha estado trabajando ... Son todos tan queridos amigos.

Tus recetas son especialmente identificables para los cocineros caseros. Y gran parte del ámbito de la comida está impulsado por los chefs. Pero al final del día, la mayoría de nosotros comemos en casa. ¿Qué significa eso para usted y por qué es ese un enfoque de su trabajo?

Cocino constantemente. Prácticamente vivo en la cocina. Vivimos en un pueblo pequeño. Si quieres algo al menos un poco exótico, hazlo tú mismo. Trabajé en Pillsbury en el departamento de publicaciones durante unos años, y ese fue realmente un gran campo de entrenamiento para escribir libros de cocina. Y también realmente me enseñó que quieres que la gente tenga una experiencia exitosa. Se tomarán el tiempo para visitarlo a través de las páginas y desembolsar el dinero para un libro y luego desembolsar el dinero para la compra ... usted quiere que sea una experiencia positiva.

Siempre tengo a esta persona imaginaria a la que le escribo a la que se refiere como Suzie en Topeka, porque quiero que la receta sea algo con lo que todos puedan identificarse y que no haya demasiadas barreras en cuanto a equipos especializados. Tanto ha cambiado de Puertas mosquiteras y té dulce—Tiene casi doce años ahora. Justo en el tiempo que he sido principalmente redactor de recetas, siempre tendrías que tener una nota a pie de página de dónde puedes conseguir este ingrediente en particular o aquel. Ahora, si leo una receta de algo tailandés, con un clic, puedo tener un poco de galanga en la puerta de mi casa. Eso realmente amplió el mundo de cosas a las que puede recurrir en una receta. Ha cambiado mucho, lo cual es realmente emocionante. Es como darle a un pintor más colores para elegir.


Cuota Todas las opciones para compartir para: ¿Qué es una receta, en realidad?

Últimamente, se siente un poco como si estuviera vertiendo mi ansiedad en cada plato que tengo. Desde boloñesa a fuego lento o experimentos como panqueques de harina de garbanzo hasta la familiaridad de las tortillas de chile o la cocina punjabí, he estado cocinando una verdadera tormenta estas últimas semanas. Claramente, no estoy solo. Por el contrario, al igual que la mitad de las personas que conozco, y probablemente la mitad de las personas que conoces también, he empezado a cocinar más durante esta, la era del COVID-19.

Por supuesto, siendo 2020, no estamos solo cocinando también publicamos lo que hacemos y comemos en Instagram u otras plataformas. Si se nos niega la oportunidad de reunirnos alrededor de una mesa, parece que nos hemos comprometido con una experiencia comunitaria virtual como sustituto.

Las razones para dedicarse a la cocina en un momento como este son obvias. Dado que los comedores de los restaurantes siguen cerrados en gran medida, la comida para llevar es una fuente de preocupación (incluso si es irracional) y pocos otros lugares adonde ir, tiene sentido que la gente pase tiempo en sus cocinas. El miedo y la preocupación por el virus están en todas partes, y a pesar de lo alentador que es ver el ajuste de cuentas con la violencia policial y el racismo anti-negro que los activistas han empujado a la conciencia nacional, de alguna manera solo se ha sumado al sentimiento tan repetido en estos días de que estos son tiempos sin precedentes.

Cocinar, por el contrario, es al menos familiar, o incluso un acto de cuidado. Más que eso, seguir una receta puede ser un ritual, la práctica de repetir pasos secuenciales establecidos es un consuelo cuando el mundo se siente incierto. Ese es el placer de cocinar a veces: no solo estás creando sustento, sino que obtienes la satisfacción de "primero esto, luego aquello". Las recetas pueden sentirse como sabiduría recibida o depósitos de conocimiento, textos preciosos que no solo prometen el placer de algo delicioso o la gratificación de crear algo, sino también un vínculo con la historia y un mundo culinario y cultural más amplio. Hay una razón por la que las recetas se transmiten de generación en generación. A medida que suenan las sirenas y las noticias sobre el virus resuenan en todas las pantallas, puede resultar reconfortante usar la comida para conectarse tanto con un pasado culinario como con la cultura que lo rodea. Y si cocinar en sí no es exactamente un acto de fe, tal vez sea similar a lo que en el sijismo se llama seva: el servicio que se realiza tanto a Dios como a los demás en la búsqueda de una vida fiel.

No estoy seguro, pero tal vez por eso, especialmente en estos días, debajo de casi todos los alimentos que publico o veo publicados, hay una reacción casi universal: "¿receta?" A medida que aparecen imágenes de comida reconfortante o novedosa en nuestras pantallas, parece que todos queremos un guión a seguir para recrearlas por nosotros mismos.

Es un impulso comprensible. Las recetas son guías útiles, un mapa de un territorio inexplorado, especialmente para las personas a las que la cocina les resulta intimidante o simplemente desconocida. Sin embargo, por más lógico que sea, la receta también es un ideal que camina por una delgada línea entre lo familiar y, bueno, aburrido. Para algunos, las recetas son como las escrituras y el cocinero es un devoto literalista.

En algunas tradiciones cristianas, se piensa que la Biblia es la palabra literal de Dios. También en el sijismo, el libro sagrado de Guru Granth Sahib es considerado el representante final de Dios en la Tierra. Seguramente conoces a personas que tratan las recetas de manera similar: como un todo coherente y literal que hay que seguir, obedecer, transmitir, seguir al pie de la letra, incluso tratar con una especie de reverencia. La receta es algo que debe seguirse con precisión y es algo que debe juzgarse tal como es. Y al igual que las Escrituras, las recetas son conjuntos estrictos de instrucciones que, como las Escrituras, pueden volverse casi inexpugnables.

Sí, claramente hay momentos, más obviamente en la repostería, pero también en platos deliberadamente minimalistas y basados ​​en la técnica, como el cacio e pepe o una tortilla francesa, en los que seguir la letra de una receta es bastante necesario porque modificarla cambiará lo básico. carácter del plato.

Pero una visión ortodoxa de la comida puede terminar tergiversando lo que puede ser una receta. Porque el otro sentido de la cocina, posiblemente más interesante, tiene menos que ver con el rigor de las escrituras que con lo que podríamos llamar intertextualidad, es decir, sobre cómo las recetas se informan entre sí. Muchas de las cosas que cocinamos están compuestas de partes que son, si no exactamente intercambiables, al menos análogas, relacionadas.

Un enfoque intertextual de la comida consiste en tratar la cocina como unidades que se despliegan de diferentes maneras: una base caramelizada para agregar sabor, una técnica o ingrediente para agregar umami, una hierba o un pepinillo para agregar una nota alta brillante o picante. Es la idea del gusto como una especie de melodía, las notas bajas de umami, los agudos de ácido o picante o amargo, el rango medio de terroso, pero también de cocinar como una habilidad que surge de cómo pones trozos de técnica e ingredientes. juntos. Es una especie de diferencia entre un libro de cocina como una colección de recetas o algo como el de Samin Nosrat. Sal, Grasa, Ácido, Calor, que la atlántico descrito con precisión como más una "filosofía de cocina" que una guía paso a paso.

Pensar en una receta como un intertexto de partes es especialmente útil ahora cuando tantas personas están atrapadas en casa o se ven obligadas a adaptar cómo y qué comen, en parte en torno a lo que realmente pueden obtener. Si en lugar de procesar, se piensa en una receta como algo que muestra una lógica, entonces no le informará solo cómo hacer un plato, sino más bien cómo cocinar de manera más general.

Considere, por ejemplo, una rica salsa de carne italiana o un curry clásico del norte de la India. Cada uno comienza con cebolla y ajo en grasa, caramelizados para resaltar la dulzura y profundidad, luego se repite el mismo proceso con los tomates. Algunas verduras, como un soffritto, o especias, como la trinidad del norte de la India de cúrcuma, comino y cilantro, completan el sabor y luego el tiempo les ayuda a desarrollar la complejidad. Después de agregar el cuerpo principal (carne molida, trozos de muslo de pollo), se puede agregar un poco de crema para darle sabor, y albahaca brillante o cilantro iluminan el plato.

Claro, podrías seguir una receta para esas cosas: primero esto, luego aquello. Pero quizás sea mejor pensar en esos platos como plantillas para una forma de abordar la comida, los componentes básicos de la técnica y el sabor que significan que los platos se pueden combinar de maneras esperadas y poco ortodoxas. Y a medida que nos encontramos encerrados, un enfoque bíblico de las recetas puede ser innecesariamente limitante. Absolutamente, si tienes dos niños debajo de tus pies que te están volviendo loco, o el estrés de, ya sabes, vivir una pandemia global te está arrastrando hacia abajo, sigue esa receta, haz esa caja de macarrones con queso. Pero si te apetece un tramo, o incluso si simplemente estás aburrido: quiero decir, de vez en cuando se siente como el fin del mundo ahí fuera. Vive un poco, permítete la libertad de una pequeña blasfemia.


15 libros para niños asiático-americanos para leer en familia ahora mismo

Estas historias recomendadas por autores de libros para niños asiático-americanos son excelentes para iniciar conversaciones sobre diferentes culturas y la importancia de respetar a los demás.

Los estudios demuestran que la lectura fomenta la empatía. Sin embargo, un estudio de 2019 publicado en Las fronteras de la psicología mostró que la lectura por sí sola no es suficiente. Los tipos de libros también importan. El estudio encontró que los libros para niños y apóstoles ayudan a desarrollar más la empatía cuando los niños leen sobre personajes diferentes a ellos y se identifican con ellos. Sin mencionar que también es igualmente importante que los niños se vean a sí mismos en los libros que leen.

Pero a pesar de la abrumadora investigación de que leer libros diversos es vital para fomentar niños seguros y empáticos, las historias asiático-americanas y otras historias de minorías aún no están publicadas. Según la encuesta de libros para niños y aposs de The Cooperative Children & aposs Book Center 2019, solo el 8,7 por ciento de los libros para niños y aposs publicados en 2019 contenían personajes principales asiáticos o asiáticoamericanos. Mientras tanto, el 41,8 por ciento contenía personajes principales blancos y el 29,2 por ciento contenía personajes principales animales.

"El miedo y la incomprensión de las personas que no son apóstoles como nosotros pueden tener consecuencias trágicas y desgarradoras, como hemos visto recientemente con el aumento de la violencia contra los asiáticos y asiático-americanos", explica la autora del libro de niños asiáticos americanos y apóstoles Andrea Wang. "Aprender sobre diferentes culturas fomenta la empatía y la comprensión, lo que lleva a un mundo más justo y pacífico".

& quot; Cuantas más historias lean los niños & quot; añade el autor M & # x1B0 & # x1EE3n Th & # x1ECB V & # x103n & quot; y cuanto mayor sea la variedad de historias, más entenderán los niños que la vida no se trata de yo contra ti, o de nosotros contra ellos. Es una apuesta sobre ti y yo y todos nosotros juntos, porque somos fundamentalmente iguales, y todos y todo afecta a todos los demás y a todo lo demás & quot.

Los libros por sí solos no pueden hacer el trabajo de criar niños empáticos. Las conversaciones que los padres y los educadores tienen sobre la diversidad, así como las acciones que toman hacia los demás, son igualmente importantes. Pero los libros son una gran herramienta para tener en el bolsillo trasero.

Para ayudarlo a diversificar su biblioteca, conversamos con Wang y V & # x103n, junto con los autores Hope Lim y Joanna Ho para crear esta colección de libros para niños y apóstoles que representan a niños asiáticos que vienen a Estados Unidos. Dentro de estos libros ilustrados e historias de grado medio, los personajes aprenden a hacer comidas deliciosas de su herencia, abrazar sus cuerpos y más, lo que los convierte en un lugar increíble para comenzar cuando se trata de aprender sobre la cultura asiáticoamericana.

Por Joanna Ho, ilustrado por Dung Ho

La autora y educadora Joanna Ho es hija de inmigrantes chinos y taiwaneses. En su primer libro ilustrado, Ojos que besan en las esquinas, ofrece una hermosa y lírica declaración de amor propio que celebra los ojos con forma asiática y la herencia familiar. "Tengo ojos que se besan en las esquinas y brillan como té caliente", proclama la narradora infantil, al igual que su mamá, su amah (abuela) y su hermana pequeña Mei-Mei.

Por Andrea Wang, ilustrado por Jason Chin

Inspirada en su infancia, en Berro, la autora Andrea Wang cuenta la historia de una hija de inmigrantes chinos que se mudaron a un pequeño pueblo de Ohio. La narradora de la historia es dolorosamente consciente de las diferencias entre ella y sus compañeros de clase principalmente blancos. Sus complicados sentimientos acerca de su herencia llegan a un punto crítico cuando sus padres se detienen en la carretera para cavar en busca de berros, que cenan esa noche. Al principio avergonzada, a medida que la protagonista aprende más sobre la historia de su familia, llega a una comprensión diferente tanto de la comida de berros que comparte con su familia como de su herencia china.

Por Mượn Thị Văn, ilustrado por Victo Ngai

Con Deseos, El autor vietnamita estadounidense Mượn Thị Văn escribe una oda conmovedora y poética basada en hechos reales de su infancia. En este esperanzador y conmovedor libro de imágenes, una niña cuenta la historia de una familia vietnamita que viaja en barco a un nuevo país y todos los deseos tácitos que acompañan a un viaje tan angustioso y que cambia la vida. La prosa simple y lírica de Văn se combina con las impresionantes e intrincadas ilustraciones del galardonado artista Victo Ngai.

Por Hope Lim, ilustrado por Il Sung Na

La autora coreana-estadounidense Hope Lim también se inspiró en su infancia en el vibrante y alegre libro ilustrado. Mi árbol. Cuando un niño se muda a los Estados Unidos desde Corea, encuentra consuelo en el ciruelo que crece en su patio trasero y que le recuerda a su hogar. Nombra el árbol Plumee y pasa muchos días fingiendo jugar y soñar debajo de él. When a storm knocks it down, he continues to play and find joy in the tree, as do the neighborhood children who join with him in the fun. Eventually, the tree must go, but a new plum tree is planted in its place, mirroring the new friendships the child has forged in his new home.

By Shelly Anand, Illustrated by Nabi H. Ali

Laxmi's Mooch by Shelly Anand is the joyful, body-positive picture book about a young Indian American girl's journey of accepting her body hair after she is teased about her mustache. With the help of her parents, young Laxmi learns to love not just the hair that grows on her head but the hair that grows everywhere. I love that she's not only able to embrace herself, she also shares this love with her friends at school. —Recommended by Joanna Ho

By Livia Blackburne, Illustrated by Julia Kuo

A new picture book I highly recommend is I Dream of Popo, written by Livia Blackburne and illustrated by Julia Kuo. This is a moving story of a young girl who emigrates from Taiwan to the U.S., leaving her beloved grandmother, Popo, behind. Rich with emotions, cultural traditions, and enchanting illustrations, this book celebrates the love between a child and grandparent. —Recommended by Andrea Wang

Aram Kim has featured Korean culture in her creative works, and I love all of her books. One of them, No Kimchi for Me!, is a child-friendly take on the picky eater using a uniquely Korean food, kimchi. This story sweetly opens up a conversation about trying new foods while introducing readers to kimchi. —Recommended by Hope Lim

Hyewon Yum is the thoughtful creator of many books for children. In Mom, It's My First Day of Kindergarten!, she brings a different perspective to first day of school jitters. I recognize myself as the mother who worries about her child when he is off to school for the first time. Seeing Korean characters in bright colors in this heartfelt story is such a treat. —Recommended by Hope Lim

By Kat Zhang, Illustrated by Charlene Chua

Amy Wu wants to make the perfect Bao, but no matter how many times she tries, her bao comes out looking all wrong! With the help of her mother, father, and grandmother, Amy Wu practices and practices until she can finely make the perfect bao. This engaging and charming picture book is a blast to read to children. Make sure to also read Zhang's follow-up Amy Wu and the Patchwork Dragon, about how a class project about dragons helps Amy embrace her Chinese heritage as she adds a bit of her unique self to a craft she shares with the class.

Stand Up, Yumi Chung! by Jessica Kim is the story of Yumi (Yu-MEAT to kids at school because they say she smells like her family's BBQ restaurant), who is shy on the outside but dreams of becoming a stand-up comedian. This book is the perfect combination of heart and hilarity. It has smart comedy bits, puns, and charming, gutsy characters. What I especially love about this story is the way the parents and their relationships with Yumi are portrayed. It feels so spot on to the complicated, challenging, yet loving relationship between Asian immigrant parents and American-born children. —Recommended by Joanna Ho

All Thirteen by Christina Soontornvat received multiple awards, including a Newbery Honor and a Sibert Honor, for good reason. It is the gripping story of the Thai cave rescue of 12 young boys and their coach. Meticulously researched and told with detail and nuanced understanding of the region's culture and religion, this gripping and inspiring story centers the Thai communities—and the boys themselves—that worked tirelessly against impossible odds to achieve miraculous results. This brilliant book is also an example of perspectives, nuances, and stories that are highlighted when Asian people tell our own stories instead of having them told by others. —Recommended by Joanna Ho

By Debbi Michiko Florence

For middle grade readers, I love Keep It Together, Keiko Carter by Debbi Michiko Florence. This contemporary coming-of-age story features Keiko, a 12-year-old biracial Japanese American girl who just wants everyone to get along. She's caught in the middle of toxic friendships, forbidden crushes, and family drama. This is an engaging, heartwarming, and fun book that normalizes the Asian American experience. —Recommended by Andrea Wang

This novel is bold, funny, and more relevant than ever. It broaches a number of complex subjects, including racism, classism, immigration, and exploitation, in an accessible but honest way. The story also demonstrates the power of the pen and may inspire more than a few readers to look at writing in a new way. —Recommended by Mượn Thị Văn

My 9-year-old devoured this graphic novel, and then they read it again, and then again. They loved the fairy tales and the gorgeous art. The novel also resonated with me, but for slightly different reasons. I identified with the struggle to communicate with a beloved family member (also my parents in my case), and with the need to get another to truly know and understand who one is. This book is a great conversation starter, whatever the conversation may be. —Recommended by Mượn Thị Văn

Tawainese American author and illustrator Grace Lin has written numerous stories for all ages. This imaginative and sweet middle grade novel begins an award-winning fantasy series inspired by Chinese folklore. In Where the Mountain Meets the Moon, Minli, who lives in a village beside the Fruitless Mountain, decides to find fortune for her family, as her Ma often complains about how poor they are. To discover that fortune, a goldfish tells Minli to ask the Old Man of the Moon. So Minli sneaks away, and in her adventures, frees a goldfish, rescues a dragon, meets a king, and meets two lucky twins. On each adventure, she's told new folktales, as slowly her own journey becomes one. All three books in the series are complete.

To learn more about the crucial conversations we need to have with our children about anti-Asian violence, check out this article for Asian families about how to address racism during the pandemic, as well as this one about how to talk to children about anti-Asian violence.


Choose your category

THE LOVE ECLIPSE: LOVE IS NOT A FEELING, IT IS A CHOICE

Leo Felix is a young man whose life became miserable at the age of five. He grows up as a gambler… full of anger, grief, vengeance and regrets─ his life is in.

THE LOVE ECLIPSE: LOVE IS NOT A FEELING, IT IS A CHOICE

Leo Felix is a young man whose life became miserable at the age of five. He grows up as a gambler… full of anger, grief, vengeance and regrets─ his life is in darkness. He’s forced to attend the music school where he bumps into a girl and fall for her on first sight. He is not alone… there is a tough rival after the girl too. He is determined to win the girl’s heart for he believes love can get him out of darkness─ it once did. As he gets closer to the girl, his first and only lover who disappeared years ago reappears. He has to make a decision. What decision will he make? Will the decision take him to light or lead him deep into darkness?

Formats: PDF, Epub, Kindle, TXT

My Bodyguard

The forbidden is always irresistible. Being married to a powerful businessman, feared all-over Portland, Mia Kingston has a reputation to uphold. Her life .

My Bodyguard

The forbidden is always irresistible. Being married to a powerful businessman, feared all-over Portland, Mia Kingston has a reputation to uphold. Her life is filled with glamour from the outside, but quite a void she doesn't discern until she falls deeply into her desire for true love and freedom when she gets involved with the man she isn't supposed to. But what if the price to pay is too high? Will Mia succeed to keep her love and freedom?

Formats: PDF, Epub, Kindle, TXT

When I grow up!

In this story, Joanna will tell her friends, what she wants to be when she grows up and encourage them to also think about that!

When I grow up!

In this story, Joanna will tell her friends, what she wants to be when she grows up and encourage them to also think about that!

Formats: PDF, Epub, Kindle

On The Road To Eden

ON THE ROAD TO EDEN is the sequel to my earlier novel SPACE-TIME ODYSSEY, in which a fleet transporting refugees from the Alpha Centauri System in the 41st Ce.

On The Road To Eden

ON THE ROAD TO EDEN is the sequel to my earlier novel SPACE-TIME ODYSSEY, in which a fleet transporting refugees from the Alpha Centauri System in the 41st Century tried to escape an invading alien force. That fleet, hit by an enemy experimental weapon, was then projected back in time, all the way to the year 861 C.E. (Common Era). With the impossibility of returning to their original time, the fleet occupants then decided to resettle on Medieval Earth, occupying empty lands in New Zealand. Now, three months after their arrival on Earth, the people of the Human Expansion are continuing to build their new homes on Earth while interacting with the people of the 9th Century.

Formats: PDF, Epub, Kindle, TXT

One Good Betrayal Deserves Another

DescriptionDescription of book "One Good Betrayal Deserves Another"Cassie Winters's life was perfect or at least she thought..until fate helped her unravel a .

One Good Betrayal Deserves Another

DescriptionDescription of book "One Good Betrayal Deserves Another"Cassie Winters's life was perfect or at least she thought..until fate helped her unravel a terrible secret that would change her whole life and leave her world shattered. A series of unfortunate events happened in her life, and she had no one to turn to but herself. She ends up going on an expected trip with a handsome billionaire Ethan Hunter that she has been trying so hard to get a business deal with, and ends up entangled in his family drama that she could cost her life. How will she escape danger? Will she be able to forgive and forget so she can start over?


Not too long ago, I stood helpless in the doorway to my pantry, staring at my dwindling stores. What had once looked abundant now looked pathetic following two months of quarantine, and I felt inspirationally stunted. So I started pulling out boxes, one by one. And then I started leyendo boxes, an old art I had forgotten about, because, as an ambitious home cook, most of my recipes arrive through different avenues now: by suggestion, by experimentation, or by the pulsing drive to rid my fridge of still-usable scraps. Eventually, on a dusty box of tapioca, which I only use for pie-thickening, I found a curious recipe for cream: Whip egg whites into meringue thicken tapioca with egg yolk, sugar, and milk over medium heat fold in egg white chill.

The result was a gorgeous, sweet mess, like a bubbly, frothing pastry cream, something I never would have discovered or thought to make on my own. I layered it with frozen blueberries, brought to life with the last of my lemons, and made a crumble with the dying final sheets of matzoh from Passover (plus butter, plus sugar). The parfaits, as I came to see them, brought me incomparable joy. Here was an ethereal dessert made with ingredients I had but did not truly know. What a pleasure to mine the contents of my own pantry, only to be surprised by the outcome.

Packaged foods became popular at the turn of the 20th century, and in the U.S., the rise of advertising grew in tandem with the rise of industrialized food. The back-of-the-box recipe, its own kind of advertisement, likely dates back to the early 1900s, too, although both a food historian and an expert I spoke to agreed that it is hard to find much specific information about the genesis.

During this time, the expertise of women who had attended college in the early 1900s to study home economics — a term that was coined in 1899, during the Lake Placid Conferences — was suddenly a marketable commodity. “You had this whole crop of educated women,” says food historian Sarah Wassberg Johnson. “Companies started hiring them to work in their test kitchens.” With teams of women using their college educations to take a scientific approach to recipe development, and a society tacking from homemade to semi-homemade foods, American life was ripe for a moment of national recipe exchange.

General Mills was among the first known test kitchens to develop these recipes for the backs of boxes, and it passed them down to its internal baking brand, Betty Crocker. The idea, from the standpoint of General Mills and others, was to use back-of-the-box recipes to promote packaged foods, so that consumers would have reason to continue using these products. Y funcionó. “Brands developed the recipes to find ways to get consumers to try their product and then to keep buying it,” says Emily Contois, author of Diners, Dudes and Diets: How Gender and Power Collide in Food Media and Culture. “Some of the recipes were (and continue to be) big hits, while others are strange artifacts of their moment.” A can of Carnation, for example, advertised a recipe for mac and cheese using its evaporated milk.

During the lean years of the Depression, and the wartime years that followed, back-of-the-box recipes were so common that box recipes often became family recipes. The recipe for the famous Toll House chocolate chip cookie, for instance (present on a bag, and not a box), was invented by chefs Ruth Graves Wakefield and Sue Brides in 1938 at the Toll House Inn in Whitman, Massachusetts. The recipe predated the major boom of midcentury industrialized food in the United States, but when Nestlé put it on the back of the bag it became the archetype for chocolate chip cookies — and an enduring reminder of the power of this kind of marketing.

But, Emily Contois says, the recipes “really take off in the 1950s and 1960s” a recipe passed on from generation to generation may, in fact, owe its very foundation to some long-ago midcentury test kitchen. My own family’s passed-down recipe for cranberry sauce, used every Thanksgiving since before my birth, takes its bones from the back-of-the-package recipe on Ocean Spray cranberries. Ocean Spray opened its cranberry cooperative in 1930 in Plymouth County, Massachusetts, and likely began putting the recipe for its whole-berry sauce on bags cranberries sometime around the middle of the century. The farthest my family can trace it by memory is to the 1960s.

Read the backs of boxes and you can track the country’s culinary trends and passions. Betty Crocker cakes from the ’40s and early ’50s, like the Old-Fashioned Custard Pie, originally advertised wartime restraint: To save on sugar, the first incarnation of the recipe proudly suggested alternative ingredients. In the 1960s, when the problematic Tiki trend, which used Polynesian iconography to sell a loose idea of “the tropics” to tourists, was at its peak, ”tropical” ingredients, like rum, coconut, and pineapple, took hold. Some of those ingredients were later included in the psychedelic Jell-O craze of the 1970s.

But the passionate devotion to back-of-the-box recipes trails off once we reach the digital age. Back-of-the-box recipes, while once omnipresent, have fallen out of favor. We still rely on grocery stores and basic pantry ingredients, of course, but the recipes we use now become reliable go-tos or part of family lore for different reasons. We see food through the lens of the internet, where inertia and zeitgeist point us to compelling still lifes and their accompanying recipes. Popularity is rewarded through likes and shares, and we have forgotten about the dusty backs of boxes. If there’s something you need, the internet can provide you with an easy answer.

Arguably, we’ve moved past analog pantry cooking for other reasons, too. Our culinary world is different. It’s fresher and more market-dependent than it was in the industrial era. “Something that’s different today is that we have incredible access to an incredible abundance of ingredients,” Wassberg Johnson says. In some ways, cooking today is fly-by-night, with ingredients dictating meals. Maybe back-of-the-box recipes don’t reflect the kind of cooking that we aspire to achieve now, in our seasonally fresh, well-curated kitchens.

But if back-of-the-box recipes were birthed as a marketing ploy that is, on its face, purely American, their evolution was American, too. They became solution-based remedies, pantry vignettes, short stories to get us through the repetition of mealtime. And then they became woven into our history, before we aspired to be better cooks who used better ingredients. Today, faced with less, and not more, the dilemma of how to cook lies with us. Why eschew the simple grandeur of inspiration that hides within our own homes? How many times have we picked up casual ingredients — a box of pasta, a can of beans — and ignored the recipe on the back? I can tell you, flatly, that I have done this hundreds of times, convinced that the cooking advice proffered was too pedestrian for my sophisticated tastes. But that tapioca cream made a forceful argument: I was missing out on a compilation of secrets that was hiding in every pantry around the world. How many other delights had slipped through my fingers?

Cooking doesn’t need to be complicated to be valuable. There’s value in opening your pantry, reading the box, and doing what it says. In the process, pay homage to the home economists who built the empires of test kitchens, the ones who worked behind the scenes to create things we didn’t know were possible. I don’t know which magician to credit with the tapioca cream, and so I can never pen a proper thank you, but perhaps an entreaty is enough: The back of the box is a small, tangible, and modest song worth singing.


My Sweet Mexico: Recipes for Authentic Pastries, Breads, Candies, Beverages, and Frozen Treats

After years spent traveling and sampling sweets throughout her native Mexico, celebrated pastry chef Fany Gerson shares the secrets behind her beloved homeland’s signature desserts in this highly personal and authoritative cookbook. Skillfully weaving together the rich histories that inform the country’s diverse culinary traditions, My Sweet Mexico is a delicious journey i After years spent traveling and sampling sweets throughout her native Mexico, celebrated pastry chef Fany Gerson shares the secrets behind her beloved homeland’s signature desserts in this highly personal and authoritative cookbook. Skillfully weaving together the rich histories that inform the country’s diverse culinary traditions, My Sweet Mexico is a delicious journey into the soul of the cuisine.

From yeasted breads that scent the air with cinnamon, anise, sugar, fruit, and honey, to pushcarts that brighten plazas with paletas and ice creams made from watermelon, mango, and avocado, Mexican confections are like no other.

Stalwarts like Churros, Amaranth Alegrías, and Garibaldis—a type of buttery muffin with apricot jam and sprinkles—as well as Passion Fruit–Mezcal Trifle and Cheesecake with Tamarind Sauce demonstrate the layering of flavors unique to the world of dulces. In her typical warm and enthusiastic style, Gerson explains the significance of indigenous ingredients such as sweet maguey plants, mesquite, honeys, fruits, and cacao, and the happy results that occur when combined with Spanish troves of cinnamon, wheat, fresh cow’s milk, nuts, and sugar cane.

In chapters devoted to breads and pastries, candies and confections, frozen treats, beverages, and contemporary desserts, Fany places cherished recipes in context and stays true to the roots that shaped each treat, while ensuring they’ll yield successful results in your kitchen. With its blend of beloved standards from across Mexico and inventive, flavor-forward new twists, My Sweet Mexico is the only guide you need to explore the delightful universe of Mexican treats. . more


After the Rain by Alexandra Elle

While I usually turn to fiction or nonfiction advice books that explore parenting, personality types, etc., I started following Alexandra Elle on Instagram in the fall and have loved her peaceful and wise presence. After paging through her book at a friend’s house, I was taken by the authenticity and beauty that sprang from just a few pages. After the Rain is part memoir part soulful guide that will help you embrace all the beauty, love, and opportunity life has to offer. Readers follow along on her journey as she takes challenging experiences and uses them to create purpose and show up with courage and clarity (you can pair it with her journal full of prompts, writing exercises, and beautiful mantras). — Hannah Zahner, Beauty and Wellness Editor


Ver el vídeo: Πώς να διατηρήσω τον ενθουσιασμό μου για την ανάγνωση βιβλίων.#βιβλία #ανάγνωση (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Harlow

    Excusa, está muy lejos

  2. Arashijas

    Disculpe, la frase se la quitan.

  3. Faukora

    Deseo que la administración del sitio tenga éxito, le gustó mucho todo.



Escribe un mensaje